Estás consultando PEIRONES

Bienvenido a esta página sobre...

Los peirones en Aragón: B L E S A
Volver a: Página principal Lista de pueblos Vocabulario Enlaces varios

Blesa: pilón de la Cruz del Hituelo

 

 

B L E S A

 

 

 

 

 

 


Los datos para esta hoja, los hemos tomado, previa autorización, de http://www.blesa.info, página creada por F. J. Lozano sobre el pueblo citado. En lo sucesivo, para referirnos a esta fuente, normalmente al trabajo sobre los "Peirones en Blesa-Construcciones con historia", lo haremos en cursiva y entrecomillado.

"Es un tranquilo municipio situado al norte de Teruel (Aragón), en las estribaciones de la Cordillera Ibérica, a 771 m de altitud. Goza de un clima continental mediterráneo, con lluvias escasas.
En nuestros montes crecen el matorral y los pinares de repoblación, y en los campos se cultivan cereales y almendros y vides.  El río Aguasvivas, que vertebra el término municipal y ampara mucha huerta, es un afluente del Ebro, de escasa importancia, jalonado de atractivos estrechos horadados en las calizas, conocidos como hoces u hocinos".

 

Peirones

Todavía se conservan cinco peirones, que en este pueblo los denominan "pilones". Cuatro de ellos aún están de pie y del cuarto solamente quedan los restos.

Pilón de la CRUZ DEL HITUELO. Es el que corresponde a la fotografía de la parte superior de esta página.

Blesa: peirón de la Cruz del Hituelo (restaurado)  

   En el año 2003 ha sido restaurado, quedando con la imagen que presenta la fotografía de la izquierda.

(Esta fotografía ha sido remitida por FJL)

 

 

 

 

 

 

Víctor Poblador Sanmiguel, en el Libro de fiestas de Blesa, en honor de Santa Ana de 1987, contaba sobre este peirón, la siguiente historia:

 "Un peirón en el camino. Nuestro pueblo no se caracteriza por tener demasiadas leyendas, más bien pocas, pero hay una que cuenta la historia de una princesa mora que, abandonando a su esposo, salía del pueblo, con su amante en dirección al Norte.  El moro, airado, salió tras ellos tan pronto conoció la noticia, les dio alcance y los mató justo en el lugar donde ahora hay un pedestal que en tiempos sustentó una cruz. 
Los mayores del lugar conocieron la cruz, de hierro, sobre la columna de piedra, y los no tan mayores, aún recuerdan las rogativas en este pilón, al que existía en el puente nuevo y al de San Bartolomé, en el arranque del camino del Balaguero, que se hacían a principios de Mayo. 
Este pedestal está formado por tres bloques de piedras superpuestos. El primero de más de un metro y medio de diámetro, y el segundo, de un metro aproximadamente tienen el mismo grosor y están semienterrados. El tercero es un tambor de igual diámetro de altura (?) unos setenta centímetros, y está muy erosionado. El fragmento de columna que se conserva, poco más de medio metro, tiene sección octogonal, aunque muy deteriorada. En principio debió tener unas tres veces su altura actual y soportar una cruz, no de hierro, sino de piedra. Este resto es sin duda gótico (de entre el siglo XIII y el XVI), aunque por su sencillez y mal estado es imposible precisar más su época, ya que falta la cruz, que debió ser esculpida y que, de haberse conservado, hubiese podido dar alguna pista más concreta sobre su datación. 
El motivo de su colocación no fue, aunque con esto contradiga la leyenda, el recordar una muerte, sino muy por el contrario, dar la bienvenida a quienes se acercaban al pueblo y brindar al caminante la ocasión de agradecer el haber concluido una etapa más de su camino, o quizá la llegada a su destino, sano y salvo. El antiguo viajero sentiría ante este jalón la misma sensación que sentimos nosotros cuando con el coche, doblamos una curva, antes del canal y vemos la torre. "Ya estamos, menos mal". Ha cambiado la forma de hacer el viaje, ha cambiado el "avisador" de llegada pues el pueblo seguiría durante siglos escondido tras los montes hasta que se construyera la Torre que lo delata a lo lejos, ha cambiado quizá la mentalidad, impregnada entonces de religiosidad en todas manifestaciones vitales y más laica ahora, pero no ha cambiado la incertidumbre del viaje y la tranquilidad de la llegada. Pero aún hay más. En este caso ha cambiado incluso la perspectiva del viajero, pues hoy la contemplamos a la derecha (siempre según llegamos) y antiguamente se hacía a la izquierda.
En la época en que se levantó el monumento el camino carretero iba más alto y, seguramente porque el río debía ser mucho más caudaloso, no pasaba junto a él, sino que subía por la ladera hacia la Solana, dejando la cruz a la izquierda, como en Moyuela, donde hay otro resto muy parecido al nuestro pero de cuatro alturas, y otras muchas poblaciones.
Aunque con evidencias en el monte y en la roca, todo esto es, como siempre , otra hipótesis, de las que todavía hay muchas por plantear, algunas de las cuales, desgraciadamente, no dejarán de serlo nunca
". 

Francisco Javier Lozano, en su página citada y refiriéndose a este peirón dice que el

"de mayor interés histórico es el peirón de la Cruz del Ituelo (sic), de una antigüedad indeterminada, que se encuentra en un estado ruinoso y semienterrado.  Es el único realizado en piedra.  Originalmente debió ser más alto y, quizás, tener una cruz de piedra, pero la gente más mayor lo recuerda coronado con una cruz de hierro, hoy desaparecida, y posiblemente de poco valor artístico.  La forma de este símbolo era de cruz griega con los extremos curvados hacia la derecha en sus cuatro ramas  (tetraskaleion). 
Actualmente se conserva el mástil, de unos 70 cm. de altura (octogonal en su tramo superior, y cuadrado en los 30 cm inferiores) con una sección de unos 25 cm.  El tambor principal es un monolito de piedra, aparentemente blanda, con fósiles marinos incrustados; tiene 80 cm de alto y 104 de diámetro.  Tiene a sus pies otros tres tambores, cada uno de tamaño creciente según descendemos, y excéntricos, con respecto al mástil.  Los dos superiores se componen de piedras labradas en forma de sector circular y tienen un grosor entorno a 30 cm. y se encuentran parcialmente enterrados.  El tambor inferior hace las funciones de cimiento y se compone de roca y yeso o mortero".

 

Blesa: pilón de la Era de Gonzalvo.

 

Pilón de SAN BARTOLOMÉ (también denominado de la ERA DE GONZALVO). Está situado en la zona denominada el Balaguero, prácticamente incrustado en la pared de un pajar o paridera, a la salida del pueblo y a la orilla izquierda de un camino.

 

 

 

 

 

Blesa: peirón de San Jorge (foto: FJL).

 

Pilón de SAN JORGE. La hoja nombrada anteriormente de F. J. Lozano dice lo siguiente sobre este peirón:

"El pilón dedicado a San Jorge está bien conservado, incluyendo una baldosa con la imagen de este supuesto santo-guerrero, que está orientado hacia el pueblo.  Este peirón era la meta de alguna procesión, que ascendía al monte para rogar al santo.  La procesión no utilizaba el camino más directo, sino el que comienza por la zona de los corrales con una pendiente moderada.
Sus dos cuerpos son de sección casi cuadrada, realizados en piedra y yeso.  La altura del primer cuerpo es de un metro y 84 por 78 cm de lado, mientras que el segundo tiene dos metros de altura y una sección de 55 por 63 cm.  El remate apiramidado tiene unos 30 cm aproximadamente, sin contar la cruz".

 

 

 

 

 

 

Blesa: pilón de la Burilla.

 

Pilón de la BURILLA. También se ubica, enfrente del anterior, en la cima de otro cerro, pero éste justo en el lado contrario y encima del pueblo.

En la misma fuente nombrada leemos:
"En cambio el pilón de la Burilla, no tenía ninguna finalidad religiosa, ya que se levantó en conmemoración de la entrada en el pueblo de las tropas alzadas contra la II República, el 9 de marzo de 1938.  Es un simple pilar de piedra sin cantear forrado de yeso del lugar.  Posiblemente estaría rematado por una cruz, pero carecía de capilla.  En la cara que mira al Este, hacia el pueblo, se aprecian huellas de haber tenido varias baldosas incrustadas.  Tiene una altura de unos tres metros y treinta centímetros, dos cuerpos de sección cuadrada, de 80 por 72 cm, la inferior".

 

 

 

Pilón del CAMPILLO. Tan solo quedan los restos, consistentes en dos filas de ladrillos y yeso. La fuente citada anteriormente dice:

"Otro pilón desaparecido, y del que solo se conserva la memoria y unos pocos ladrillos era el pilón del Campillo, a unos dos kilómetros de Blesa, en lo alto del monte que domina tanto Hornachas o Carboneras como la Pedriza.  Por los restos a la vista era una pilón de ladrillos macizos y yeso.  Según me contaron tendría una altura de unos tres metros.  La amplitud de los territorios que amparaba pudo ser la razón de su existencia, sirviendo de punto de referencia cuando la nieve ocultara los caminos, y antes de que se construyera el canal, que hoy en día hace las funciones de un interminable hilo de Ariadna por los términos que socava.  El pilón contó con una imagen de San Antonio en la cara que miraba directamente al camino, pero este santo no dio nombre al pilón, porque al parecer la imagen fue colocada en este siglo por el propietario de un campo cercano.  Su derribo no se debió a guerras o inclemencias, sino a un malquerer de un vecino que lo derribó hace varias décadas con ayuda de sus animales de labor".


 

Blesa: peirón de la Cabrera (restos).

 

Pilón de la CABRERA. F. J. Lozano me remite esta fotografía con los restos que quedan de este peirón junto a la carretera. Al mismo tiempo se lamenta sobre la suerte que pueden correr, incluso los restos, si en cualquier momento se decide ensanchar la carretera.

 

 

 

 

Los pilones del VIA CRUCIS. En algunos pueblos que hemos visitado, tales como Badules, Lagueruela, Tornos, Villar de los Navarros, etc., y ahora también en Blesa, existen unos peirones en el calvario, representando a cada una de las estaciones del "via crucis", pero sin embargo no los hemos considerado para este trabajo, por no ser representativos del propósito que nos habíamos trazado de catalogar los peirones existentes en los caminos.

"La serie de peirones que existen en el camino del cementerio y de la antigua ermita del Pilar son bastante toscos, fabricados con ladrillo y no conservan ninguna imagen ni numeración.  Los trece peirones forman parte de los pasos o estaciones del vía crucis (camino de la cruz), aunque la leyenda divide el camino del calvario en catorce etapas.  El primero de ellos es de construcción anterior a los demás. En las celebraciones de la Semana Santa católica se recorre, rezando en cada una de estas "estaciones".  Modernamente es más habitual que las estaciones se señalen en el interior de la iglesia parroquial, donde se celebra el Vía Crucis, mediante baldosas, cuadros o señales, donde el devoto se detiene para rezar o meditar.
Mientras que el primero de los pilones es grande (unos cuatro metros de altura y una sección de 78 por 80 cm) y tiene una capilla orientada hacia el pueblo, los otros doce son prácticamente iguales, de unos tres metros de altura., sin capillas ni inscripciones, solo adornados por unas molduras junto al borde superior y a unos 40 cm por debajo del anterior.  Tienen en común el estar forrados en yeso del lugar.

Para conocer mejor el pueblo

En la obra de Antonio UBIETO ARTETA, Historia de Aragón. Los pueblos y los despoblados, I. (Anubar Ediciones, Zaragoza, 1984), se hace un breve resumen sobre la historia de Blesa, el cual copiamos a continuación.

"BLESA (T). H.(hoja del mapa topográfico nacional 1/50.000 del Instituto Geográfico y Catastral): 466. L. (longitud): 41.03.05; E. 2.48.10. Alt. (altitud): 771 Ext. (extensión): 8.081.

Aldea, hasta 1711. Lugar, en 1785.
Aldea de la comunidad de las aldeas de Daroca : sesma de la Honor de Huesa. Sobrecullida de Montalbán (1488-1495). Vereda de Montalbán (1646). Corregimiento de Daroca (1711-1833). Ayuntamiento (1834). Partido judicial de Montalbán; se incorpora (1965) al partido judicial de Calamocha.
Propiedad de la tierra:
En 1409 era de María de Luna (ARROYO, p. 102).
El 1 de febrero de 1430 el rey Alfonso V ordenó que se ocupase el castillo de Blesa, que era del condado de Luna y habia pertenecido a Federico de Luna (SINUÉS, no. 317).
El 17 diciembre de 1438 el rey Alfonso V dio a su secretario Juan de Olcina el lugar de Blesa (SINUÉS, nº. 997 y 998).
El 23 de diciembre de 1491 Fernando el Católico declaró que había lugar a la luición de Blesa (SINUÉS, nº. 1013 y 1014).
De realengo (1785).
Arciprestazgo de Belchite en 1280 (RIUS, Rationes, p. 105).
Obispado de Zaragoza. Parroquia dedicada a la lnvención de la Santa Cruz. Ermita de San Bartolomé.
Evolución de la población: 153 maravedis (1409); 123 fuegos (1488); 87 fuegos (1510); 125 fuegos (1495); 125 fuegos (1609); 187 fuegos (1646); 192 vecinos (1713); 101 vecinos (1717); 111 vecinos (1722); 76 vecinos (1787); 244 vecinos (1797); 300 casas, 288 vecinos y 1152 almas (Madoz); 1292 habitantes (N 1857); 346 habitantes (N 1970)".

De la obra de Antonio SERRANO MONTALVO, La población de Aragón según el Fogaje de 1495, (Institución Fernando el Católico, Gobierno de Aragón e Instituto Aragonés de Estadística, Zaragoza, 1995), copiamos lo que dice en las páginas 237 a 239 sobre Blesa:

"BLESSA, 125 fuegos, [Blesa, T.], (Diciembre, 10), [Lugar. Comunidad de Daroca]
CAP. de "hun venefficio": Vertholomeu Royo. JD: Pascual Lop - Pedro Climent. V: Joan de Plop - Gostantin Monyo - Joan Calbo - Joan de la Foz. TT: "los suso nombrados". RCS.

Et primo: Mossen Bertholomeu [ya] Royo, capellan en el dicho lugar
Mossen Ximeno de Pueyo, rigient, Mossen Pedro Montanyes, cavallero,
Miguel Venedit, Domingo Beltran, Pedro Venedit, Gil Veltran, Blasco de Aysa, Joan de Lisano, Martin Perez, Joan Frayre, Anthona Romeu, pobre, Martin Monyo, mayor, Joan Martinez, Arnaut de Sant Miguel, Gostantin Momyo, menor Jayme Lopez, menor, Miguel Ferrando, Joan de Moya, Pascual de Moya, Joan de Daroqua, mayor, Pascual Royo, Miguel de Daroqua, Pedro Climent, Pascual Estevan, pobre, Sabastian Najal, Joan Lop, Joan de Cortes, menor, Jayme de Cortes, Joan de Plop, Bertholomeu Pellicero, Pascual Lop, Domingo Ferrer, Pedro Fontova, Miguel de Vea, menor, Pascual Ordovas, La casa de Domingo Monyo, viudo, MigueI Manyo, Jayme de Plop, Joan Lopez, alias Just, pobre, Domingo Momyo, menor, Joan Perez, menor,
Domingo Alfambra, Bertholomeu de Moya, Joan Rodrigo, Domingo Lasierra, Pedro Lasierra, Anthon Lopez, Domingo de Cortes, Pedro Dolmingo, menor,
Pedro Ximeno, mayor, Miguel Mercadal, Joan Gaulart, pobre, Domingo Martin, mediano, Pedro Baquero, Pedro Ximeno, menor, Domingo Daroqua, pobre,
La de Domingo Manyas, pobre, viuda, Joan Royo, texidor, pobre, La de Joan Climent, Miguel Sese, Domingo Garcia, Bernat Amada, Anthon Domingo, Anthon Laueras, pobre, Martin Perez, menor, Pedro Just, Joan Domingo, menor, La muxer de Pascual Domingo, Joan Climent, notario, Joan de Maycas, Domingo Rubira, Martin de Cortes, Ximeno Pardo, Domingo Perez, Miguel de Vea, mayor, Joan Domingo, mayor, Martin Royo, Pedro Domingo, mayor, Joan Royo de la Pila, Miguel Gorgorio, Joan Martin, Garcia Martinez, Garcia Lop, Joan CaIbo, Pedro Martin,
Bertholomeu Trabero, Jayme Lopez, mayor, Miguel de Moya, Pedro Ferrando, Francisco Lopez, Gostantin Manyo, mayor, Domingo Martin, mayor, Martin Manyo, menor Gil Martinez, Joan de Daroqua, mayor, Pascual Aznar, Martin de AneI, Pedro Perez, Domingo Climent, Joan Arnal, Mateu Joan, Joan Manyo, pobre, Pedro Estevan, menor, Pedro Estevan, mayor, Domingo Serrano, Gostantin Manyo, mediano, Pascual de Aifambra, Bertholomeu de Alfarabit, Domingo Lopez, Joan de Ia Foz, Garcia Tarin, MigueI Martin, Pascual de la Torre, Bertholomeu Manyo, Arcos Barbero, pobre, Jayme Manyo, pobre, Alfonso Rodrigo, pobre, Pascual de Pina, pobre, Pascuala Sesmera, pobre, Miguel de Ia Torre, pobre, Bernat d'Arolas, pobre, Pedro de Celina, pobre, La de Joan Perez, pobre, Bernat Torres, pobre".


9 de marzo de 1999.

Los datos para la confección de esta página
han sido aportados por Javier Lozano

Para comentarios y sugerencias:
blesa.gaceta@gmail.com

  Si se desea ampliar datos sobre los peirones de Blesa ver la página: www.blesa.info/monpeiro.htm


Volver a: Página principal Lista de pueblos Vocabulario Enlaces varios

Blesa: pilón de la Cruz del Hituelo