C u c a l ó n

(Las comunicaciones)

 

 

Sitios de interés: la Sierra, fuente del Cañizar, el Cañuelo, la Balsa, la Torre...
La carretera actual, vista desde la Plaza 

Las comunicaciones

1 - La carretera actual

2 - El ferrocarril

3 - Caminos y senderos (1)

4 - Caminos y senderos (2)

5 - Caminos y senderos (3)

La carretera actual, vista desde la Plaza

1 - La carretera actual

 

Las comunicaciones: Generalidades

 

A principio del s. XX, Cucalón presentaba una situación lamentable en lo que respecta a comunicaciones, haciendo que sus habitantes vivieran en un estado de aislamiento con el exterior, casi total.


Los caminos que conducían a los pueblos vecinos, todos de tierra, eran deplorables, escasamente transitables por carros, debido a las malas condiciones en que se encontraban. Y otros, que se usaban también en paralelo, muchas veces para simplificar, eran simples sendas y atajos para las caballerías, con el fin de hacer el trayecto más corto.


Para el desplazamiento a la capital de provincia, Teruel, era necesario hacerlo por ferrocarril siendo el más próximo el de Calatayud-Teruel, inaugurado a primeros de siglo, cuya estación más próxima para Cucalón era la de Báguena, distante unos veinte kilómetros. No hacía mucho tiempo que los ochenta kilómetros restantes del trayecto hasta la capital, había que hacerlos andando.


Si se deseaba ir a Zaragoza, el viaje era más costoso en tiempo y esfuerzo por la lejanía de los medios, ya que la estación más próxima del ferrocarril de vía estrecha Zaragoza-Cariñena, se hallaba a unos 60 Km. de distancia. Si no se deseaba hacer esta distancia caminando, otra opción era desplazarse solamente hasta Mainar, recorriendo a pie los veinte kilómetros que separan ambos pueblos, para tomar allí una diligencia hasta Cariñena, que circulaba por lo que es la N-230. Allí se debía hacer trasbordo al ferrocarril nombrado anteriormente, que había sido inaugurado  a finales del s. XIX. Porque el ferrocarril que unía Zaragoza con Valencia no fue inaugurado hasta el año 1933 y desde entonces ya se podía tomar el tren en Ferreruela o Villahemosa.


Con estos inconvenientes me imagino que eran pocas las ganas que tenía la gente de viajar, independientemente de otros impedimentos, que bien pudieran ser de tipo económico. Los hombres únicamente conocían las capitales cuando iban a cumplir el servicio militar y las mujeres apenas salían del pueblo. Algunas, las más privilegiadas, iban a Daroca de vez en cuando acompañando a sus hombres a comprar alimentos, tejidos o enseres para la casa, tal como hemos expresado en la Introducción General.


La carretera actual


La provincia de Zaragoza, en lo que respecta a comunicaciones, siempre fue un poco más adelantada que la de Teruel, siendo un tanto benignos en esta apreciación. Pero la realidad era que ya existían carreteras, de tierra apisonada, como por ejemplo para unir Daroca y Belchite, Cariñena y Belchite, y otra, que no recuerdo la procedencia -quizá fuera Cariñena o Muel- que llegaba hasta el Villar de los Navarros. Por esta carretera circulaba un autobús de pasajeros, que al mismo tiempo transportaba la correspondencia para los pueblos que atravesaba e incluso para otros limítrofes con ellos. Pues bien, esta vía atravesaba el pueblo del Villar y continuaba un tramo más, que se correspondía con la provincia de Zaragoza, en dirección a Nogueras. En este punto acababa la carretera en cuestión.


Continuando con la parte que nos afecta, las autoridades competentes de la época deciden unir ambas provincias, para dejar comunicados estos pueblos que tanto lo necesitaban y darles una salida al exterior. A tal fin, hacia el año veintisiete se inició la continuación de la carretera anterior desde el punto en que había quedado, es decir, desde el término de Nogueras, último pueblo de la provincia de Teruel, para su intersección con la de Zaragoza, enlazando además los municipios de Santa Cruz de Nogueras, Bádenas, proximidades de Lanzuela, Cucalón y Ferreruela de Huerva. Total unos 24 Km. de tierra apisonada, para la circulación de carros y caballerías, inicialmente construida como camino vecinal.


Este camino no llegó a cruzar por el pueblo de Lanzuela debido al caciquismo imperante en la época, ya que se precisaba expropiar unos huertos y los del pueblo prefirieron que pasara a unos dos Km. del centro urbano.


Por el término de Cucalón pasa dos veces, pues cuando lleva dirección a Bádenas, tiene que adentrarse en el término municipal de Lanzuela y regresar de nuevo al de Cucalón por la falda de la Ladera de las Costeras, con el fin de salvar cotas de más de 1300 m. de altitud. Igualmente para que cruzara el pueblo fueron precisas varias curvas pronunciadas, alguna de ellas en ángulo superior a los 90º.


En la actualidad, este tramo de carretera debidamente asfaltado, es una continuación de la A-2511 y el sentido de señalización es el inverso al especificado, iniciándose en Ferreruela de Huerva y finalizando en Nogueras. En su ejecución primitiva el sentido del trazado era el especificado, ya que un poco antes de llegar a "La Balsa" estaba la pilastra que marcaba el miriámetro 2, o sea, el Km. 20 desde su inicio.


Como anécdota de esta información, deseo indicar que el contratista que dirigió las obras se llamaba Valentín Castaño, el cual residió en este pueblo mientras construyeron el mencionado camino vecinal. Incluso uno de sus hijos, Alfonso, nació en Cucalón.

 

2 - El ferrocarril

Estación de Ferreruela de Huerva

 

También las comunicaciones por ferrocarril eran bastante deficientes en la comarca, tal como hemos expresado anteriormente. A pesar de haber transcurrido cerca de cien años desde la inauguración del primer ferrocarril de la península, Barcelona-Mataró,  la mayoría de la gente de esta zona no conocía el tren y por la misma razón no había hecho uso de sus servicios.


El más cercano era el de Calatayud-Teruel inaugurado a primeros de siglo y la estación más próxima para Cucalón era la de Báguena, a unos 20 km. de distancia. Este tramo de ferrocarril, era como consecuencia del trazado de un gran proyecto existente por parte del Gobierno Central desde hacía mucho tiempo, para unir por ferrocarril el Cantábrico con el Mediterráneo y su construcción sufrió diversas vicisitudes de toda índole.


Vamos a hacer un largo paréntesis para copiar lo que decía el diario Heraldo de Aragón, el día 22-2-1896, sobre la actualidad de las obras para la realización del proyecto de esta línea de ferrocarril, por la Compañía del Ferrocarril Central de Aragón, llamada normalmente el “Central”:


FERROCARRIL CENTRAL DE ARAGON - Podemos comunicar a los lectores noticias muy halagüeñas acerca de este ferrocarril que constituye legítima esperanza de dilatadas comarcas aragonesas.

         El ingeniero de la división del Este Sr. Cuadrado acaba de girar una visita de inspección recorriendo el trazado de Villafeliche a Daroca. Reconoció los trabajos que se han verificado ya y los que actualmente se verifican sin oponer reparo alguno los encontró perfectamente.

         Examinó con detenimiento las obras que se efectúan para la apertura de los cuatro túneles de la zona de Villafeliche, los caminos que se están abriendo para las canteras y para llegar con carros hasta el límite de las obras.

         Dos días empleó el Sr. Cuadrado en su visita regresando muy satisfecho a Barcelona por el impulso que se da a las obras, abrigando el propósito, en vista del empeño con que se trabaja, de girar una nueva visita a los pueblos del trazado en el mes de Abril.

         Actualmente trabajan unos 400 obreros que, en breve serán aumentados, a medida que se comiencen las obras en distintos puntos.

         Todo esto, como es lógico, ha levantado extraordinariamente el ánimo de los pueblos, escépticos los últimos años por la experiencia de repetidas decepciones.

         También contribuye a mover los entusiasmos y afirmar la convicción de que el ferrocarril ha entrado en vías de segura construcción, la visita que actualmente hace a la primera sección del trazado el consejero de dicho ferrocarril D. Juan Gualberto Ballestero.

         Según este distinguido amigo nuestro, en el consejo domina el firme deseo de que las obras adquieran enseguida un desarrollo singular entorpecido hasta ahora por causas ajenas a la voluntad de la sociedad concesionaria. Si los planos parcelarios hubiesen estado concluidos, según era de esperar, a la fecha estarían hechas y pagadas todas las expropiaciones. En algunos pueblos estas dificultades se hallan vencidas, en otros a penas si quedan propietarios que no hayan convenido ya con la empresa: prueba el deseo de esta que hay término municipal del trazado, donde ha pagado dos mil pesetas por dos chopos cuyo valor es harto insignificante.

         Y confirma este deseo, en grado sumo, que se están construyendo en grande escala rails y traviesas de las más excelentes clases y en cantidad de mucha importancia. Además los coches de viajeros, los vagones de mercancías y todo el material está construyéndose con arreglo a los últimos adelantos: puede asegurarse que será de primer orden.

         Además pronto serán adquiridos grandes extensiones de terreno para el emplazamiento de las principales estaciones, sobre todo para la de Calatayud que será muy capaz y lujosa.

         Parece que algún pueblo discute ahora sobre la situación de la estación con que ha de dotársele y hay también alguno donde surgen dificultades de más o menos entidad en el justiprecio de las fincas que han de expropiarse.

         Aun cuando todo esto no reviste gran importancia, y será fácilmente vencido, creemos convenientemente llamar la atención de los pueblos para que, inspirándose en un patriotismo más fecundo en bienes para ellos que para la expresa, orillen todo obstáculo y atiendan solo a lo que la mayoría de las localidades; a facilitar en lo posible la construcción.

         En cuanto al emplazamiento de estaciones, sin que esto arguya censura ni cosa que lo valga, debemos recordar lo sucedido a un pueblo importante de esta provincia cuando la construcción del ferrocarril del Mediodía. Por exigencias injustificadas la empresa amenazó con variar el trazado: otro pueblo próximo aprovechó la ocasión y ofreció cuanto pudo y convirtió toda dificultad en camino llano. Hoy este pueblo tiene estación en la línea férrea mencionada: el otro pueblo aludido lleva muchos años arrepintiéndose de su irreparable error y son incalculables los perjuicios materiales que ha sufrido.

         En cuanto a exigencias de los propietarios que valoran excesivamente sus fincas, también podríamos citar abusos en esta misma provincia y hasta en este término municipal en que los dueños de terrenos han salido, como vulgarmente se dice, con las manos en la cabeza por no aceptar proposiciones muy aceptables y hasta ventajosas de empresas ferrocarrileras.

         De todo esto deducimos que si las empresas no deben ser avaras ni escatimar lo mejor para los pueblos que con cierto daño para sus intereses estos obrarían torpemente y se ocasionarían grandes perjuicios, si mostrasen obstinación, en cuyo pecado creemos no han de incurrir las localidades enclavadas en el fértil valle del Jiloca.

         Si así obran, dados los deseos de la empresa y el empeño del consejo de Administración del Ferrocarril Central aragonés, es seguro que están vecinos días venturosos para las comarcas interesadas.

         Mucho esperamos de la intervención del Sr. Ballestero, si hubiese dificultades que vencer y más aun de la próxima visita de dicho vocal del consejo de Administración y del presidente del mismo Sr. Moret, anunciada para mediados del mes próximo".


Otro ferrocarril de utilidad para nuestra zona fue el de vía estrecha Zaragoza-Cariñena, de 45,2 Km. de longitud y cuya concesión se otorgó en mayo del año 1882, pero cuya duración fue solamente hasta el año 1933, en que se inaugura el Zaragoza-Valencia. Como el proyecto no estaba muy consolidado, en principio se pensó en alargarlo para que se uniese al primero y fuera de la misma anchura que aquél. Al mismo tiempo hubo mucha polémica para ver dónde enlazaba con el de Calatayud-Teruel, ya que Daroca fue de nuevo la protagonista queriendo que fuese esa ciudad el punto de enlace. El Gobierno de la época consideró que era menos costoso y más corto el trayecto por el Campo Romanos y decidió que el enlace fuese en Caminreal, a pesar de la presión ejercida por los darocenses. Se estimó en aquel momento, que de esta forma varios pueblos quedaban comunicados. Actualmente con la autovía, la historia con Daroca se repite.


Cucalón tampoco tuvo mucha suerte. Parece ser que el trazado inicial estaba proyectado por las cercanías del pueblo, pero la vía quedó a unos tres kilómetros y a pesar de recorrer varios del término municipal no tuvo ni estación, ni un simple apeadero. Así, el pueblo perdió los beneficios que producía el ferrocarril a su paso por los pueblos, tanto en empleos como en comodidad de servicios en el transporte de mercancías y viajeros. No obstante, algunos vecinos de este pueblo trabajaron como obreros en su construcción.


El periódico La Voz de Aragón, del 1-1-1933, con el título "Año del ferrocarril Zaragoza-Valencia", ofrece a los lectores un gran reportaje sobre este tema. El día 2-3-1933, vuelve de nuevo sobre la cuestión con otra crónica titulada "Inauguración de la línea férrea del Caminreal". Ver también los reportajes de días sucesivos.


Finalmente, el tren empezó a circular el 3 de abril de 1.933, quedando la estación más próxima para Cucalón, la de Ferreruela de Huerva, a unos 4 Km. y el apeadero de Villahermosa del Campo a 3,5.


Una nota triste sobre las obras de este ferrocarril, fue el accidente ocurrido a dos operarios cuando no oyeron el ruido de una locomotora que transportaba unos vagones. El periódico Heraldo de Aragón daba así la noticia:


En el km. 33 (?) y término municipal de Cucalón "El tren de Valencia a Zaragoza arrolló a dos hombres, matando a uno e hiriendo de gravedad al otro". El muerto es Francisco Hernández de Ferreruela, de 58 años de edad y el herido Mariano López de Cucalón, de 25 años.


Según otros informes que poseo, la noticia no es del todo exacta,  sino a la inversa. Mariano López de este pueblo, fue arrollado por el tren muriendo instantáneamente y el otro, Francisco Hernández vecino de Ferreruela, fue despedido por la máquina causándole heridas gravísimas por las que falleció horas después en Cucalón.


La sucesión de los hechos la desconozco, pero lo que sí es real es que en el Registro Civil aparece el día 19 de diciembre de 1.933 la defunción de Mariano López Bayo de 30 años de edad natural de Cucalón, hijo de José y Victoriana, casado con Joaquina Domingo Gimeno, de cuyo matrimonio no existen hijos, falleció a consecuencia de "contusión cerebral y hemorragia". Esta declaración la manifiesta "Eusebio Mainar Paricio como conbecino" (sic).


El uso masivo del automóvil ha dado origen a la escasa utilidad de esta línea de ferrocarril, en la que la mayoría de las estaciones permanecen cerradas y la polémica sobre su incierto futuro, pende, como si de la espada de Damocles se tratara, de las cabezas de los habitantes de la zona.

3 - Caminos y senderos (1)

La Sierra

La sierra de Cucalón

 

Vamos a tratar con este artículo, de detallar todos los caminos radiales que partiendo del núcleo urbano se dirigen hacia los pueblos limítrofes o a las distintas partidas agropecuarias, pero también deseamos hacer un poco de publicidad para los que deseen practicar el senderismo, actividad para la que es bastante propicio nuestro pueblo. Igualmente nos proponemos dar una visión de los recorridos que ahora hacemos con el coche, los todoterreno o los tractores y que hasta no hace mucho se hacían andando, a lomos de caballerías y en el mejor de los casos en carro, si es que esto era posible.


Para su enumeración vamos a tomar como eje de partida la carretera que hemos descrito anteriormente como una continuación de la A-2511 y que atraviesa el pueblo en dirección suroeste a noreste.


Carretera de Ferreruela


Prácticamente es recta hasta casi donde finaliza el término. En este punto hace un giro de 90 grados, siguiendo paralela durante un trecho a la línea divisoria de ambos límites. Atraviesa las partidas de El Molino Bajo y La Cañamaría y se cruza con el camino que procedente del Cornejo va hacia La Gramosa y a mitad de camino con otro que también viene del Cornejo pero desde el término de Ferreruela.


Camino de los Caños


Junto al punto kilométrico tres de la carretera, se separa el que fue antiguo camino de herradura hacia Ferreruela, probablemente el único existente antes de construirse esta vía. Este camino cruza la partida de Los Caños, dejando a su izquierda la paridera del mismo nombre, convirtiéndose posteriormente en una senda que se pierde e incide de nuevo en la carretera ya en término de Ferreruela.


Camino de la loma Benedicta y de la Gramosa


En la cuesta denominada de El Molino, salen dos caminos aunque se inician como uno solo.


El de la izquierda, que arranca como camino carretero, en cuanto recibe el que viene del Cornejo se convierte en senda y es el que se dirige por la loma Benedicta, junto a la paridera de su nombre, hacia El Prao de la Huerva Alta; a su vez se divide en dos que circulan paralelos al río y a la línea del ferrocarril en ambas direcciones.


El de la derecha, que en realidad se trata de una senda, atraviesa La Gramosa, cruza la acequia del Molinar y junto a las suertes del Prao, en la Huerva Baja, vuelve a encontrarse con el anterior, para incidir ambos en el camino de Daroca.


Camino de Daroca


Partiendo de la ermita de santa Ana, se dirige hacia la Huerva. Atraviesa la acequia del Molinar, que todavía es la que viene de la fuente del Cañizar, y los parajes de la Huerva y las suertes del Prao. Un poco antes de llegar a la paridera del Toña, que se queda a la derecha, recibe el camino que partiendo de Lanzuela atraviesa nuestro término por el Henar, Cabecico de Santa Ana, camino de Villahermosa, para incidir en el que hablamos junto a un peirón. Cruza el río por el denominado puente romano y la vía del ferrocarril por debajo. Vuelve a dejar a la derecha otra edificación conocida con el nombre de paridera del Rato y un poco más adelante incide en el conocido como Camino Real, que en este caso viene de Villahermosa del Campo hacia Ferreruela de Huerva.


En este punto se pueden tomar dos direcciones: la primera se dirige a buscar el camino que viene de Villahermosa, donde se hace una encrucijada de tres caminos conocida como Las Carreteras y finalizando su andadura por el término justo donde confluyen los de los tres términos municipales; la segunda opción se dirige a buscar el camino que proveniente de Ferreruela de Huerva, también se dirige hacia Lechón o a Villahermosa, atravesando todo lo que falta de la partida de El Rato. Ambos caminos se juntarán para formar uno sólo, pero ya en término de Lechón.


Realmente se trata pues del cruce del Camino Real, que vendría de Mainar, con el de Daroca y probablemente una ramificación de la vía romana (Caesaraugusta-Lucentum, es decir, Zaragoza-Alicante), que en esta zona toma la dirección de la Venta del Cuerno. Desde la Edad Media, estos ramales han servido de enlace de los pueblos de Lanzuela, Cucalón, Villahermosa del Campo, Ferreruela de Huerva y Lechón, con la ciudad de Daroca.


Camino de Villahermosa del Campo


Se corresponde exactamente con lo que es la carretera asfaltada en la actualidad, entrando directamente en el término de Villahermosa.


Camino de El Henar


Se inicia en dirección noroeste, hacia las balsas conocidas como La Alberca (a esta balsa siempre se la denomina en plural, lo cual indica que en alguna época fueron varias). Dejando la partida de La Guitona a la izquierda, donde se halla ubicado el cementerio municipal desde 01-08-1915, se cruza con el camino que viene de Lanzuela hacia Daroca, continúa atravesando toda la partida de El Henar, dejando a la izquierda la paridera del Henar, hoy derruida, para incidir en el camino de Villahermosa pero ya en término de este pueblo. En este último tramo va paralelo a la acequia que viene de la balsa de El Henar e incide en la del Molinar, ya cerca de Villahermosa, para desaguar en el río Huerva.


Este camino también lo usábamos para ir directamente a Badules, tomando otro ramal que pasando junto al cementerio de Villahermosa, pero sin entrar en el pueblo, va paralelo a la vía del ferrocarril.


Camino de Carracarboneros


Es otro camino radial, este en dirección norte, que termina en la confluencia con el camino que viene de Lanzuela hacia Villahermosa.


Camino de Carralanzuela


Es el antiguo camino de herradura hacia Lanzuela, atravesando toda la partida de Cañaelpozuelo.


Camino de El Cabezo


Casi es paralelo al de Carralanzuela, pero por las cotas bajas del cerro conocido con el nombre genérico de El Cabezo (1074 m.), llegando también hasta Cañaelpozuelo y al final del término, hace un giro de 90 grados en dirección a la actual carretera, donde finaliza.


Carretera de Bádenas


Se inicia a partir de la Balsa y los huertos, y después de atravesar los pajares, en la primera curva se llega a unos chopos que son una muestra de repoblación forestal de los niños de la escuela del pueblo en época de la República, plantados junto a la fuente de los Zapos, pero a ambos lados de la carretera. Un poco más adelante sale el camino carretero que se dirige hacia El Río.


Este tramo de carretera es de corto recorrido dentro del término, pues a un kilómetro ya se llega al límite de Lanzuela. Más tarde y en otro tramo de más de dos kilómetros, vuelve a entrar en término de Cucalón por la parte posterior de la ladera de Las Costeras, Los Cerros Curtidos y la Peña del Castillo, con la cota de 1313 m. la más alta de esta zona. En este último tramo, junto a la carretera queda el manantial de La Peñuela, antes de entrar en los límites de Bádenas.




 

4 - Caminos y senderos (2)

 

Cerro de la Muela

Panorámica de La Muela


Camino de El Río


Es el trayecto más hermoso de todo el término, que merece la pena recorrer despacio y con tranquilidad.


En el kilómetro 5 de la carretera en dirección a Bádenas y a mano derecha, se bifurca el camino conocido como de El Río, sin más apelativos. Madoz a mitad del siglo pasado decía que este río es "llamado en su origen San Lorenzo, luego Cucalón y después Lanzuela". Modernamente en todos los mapas figura como río de Lanzuela y así lo han conocido siempre en los pueblos de aguas abajo. En Cucalón siempre se ha empleado el nombre genérico de El Río, usado como nombre propio, para designar este tramo mientras discurre por el término de Cucalón. En este caso, se trataría de mantener los derechos al nombre, antes que cederlos al del pueblo próximo, ya que nace dentro del término municipal de Cucalón, iniciándose en el Barranco de la Cañada y recibiendo las aguas de las fuentes del Saucar, del Santo y posteriormente las del barranco Pola, por citar los orígenes de mayor importancia. Finalmente desemboca en la Huerva, ya en término de Badules junto a la entrada del pueblo.


Este camino, uno de los de más largo recorrido, finaliza en Cautrés al unirse al de la Sierra, aunque le van saliendo sendas a lo largo del mismo. Al poco de iniciarse sale una senda a la derecha, con dirección al Calvario, que va y vuelve de nuevo. La partida de las Viñas se queda entre dos sendas, que parten paralelas a la izquierda del camino. Una vez pasada la Costanilla discurre paralelo al río, que queda a la izquierda y atraviesa todos los carrascales hasta el barranco de la Cañada. De la izquierda todavía salen las sendas de los Barranquillos, la del barranco Pola, que tiene diversas ramificaciones; la de la ermita de San Bartolomé (1189), conocida como el Santo, que pasa junto a la fuente del mismo nombre, pero que antes de llegar a la ermita ha recorrido la partida denominada la Huerta (1096), un bello paraje con un microclima para el cultivo de verduras y frutales, para continuar después junto a la Peña del Castillo hacia Bádenas por la fuente del Chorrillo; y la del Cerro del Peñiscoso, hasta la fuente del Saucar. Un poco más hacia arriba, junto a la fuente de la Loma, se une al camino de la Sierra. De la derecha salen tres o cuatro sendas siendo la más importante la del barranco de la Pascuala que llega hasta Solayerma.


Camino de Cañangosta


Arranca en el mismo Calvario, rodeándolo con dos bifurcaciones, y después de atravesar los Camadales, vuelve a rodear el cerro de Cañangosta por ambos lados, se cruza con la senda del barranco de la Pascuala y muere en Solayerma junto a unas corralizas. Todavía se cruza con varias sendas que bajan hacia el camino del Río.


Camino de la Sierra


Es el camino de mayor longitud del término. Podríamos iniciarlo en la Fuente Vieja y al llegar al Cañuelo torcer hacia las Fuentelices. Pero realmente empieza en la carretera una vez pasada la balsa,  y llega hasta la Rinconada, donde hace un giro de 360 grados, para continuar por la ladera de la misma Sierra, rodeándola casi por completo, y penetrar por Carraciria en los límites de El Colladico. Aquí y dentro de su término municipal, se divide en dos ramales: uno que se dirige hacia este pueblo y el otro que gira casi en redondo para tomar la dirección de Bádenas. Durante su recorrido atraviesa los Camadales y el Balejo, se cruza con el barranco de la Pascuala, llega hasta la Solana de Solayerma, pasa junto a la ermita de San Lorenzo, y del barranco Hondo. En este punto y a la derecha, en la caída de la cota de 1237 m. desde donde se divisa un hermoso panorama, queda la paridera de la Jota. 


Cuando llega a la altura de las parideras del Monje y de la Cañada, busca por un atajo a su propio camino cuando vuelve de la Rinconada y al hacer el giro desde este punto, más arriba de la paridera de la Rinconada, atraviesa la Loma Plana, desde donde sale una senda por la derecha siguiendo una cota más alta de la ladera. Sigue por la Peña del Castellar hasta Cautrés y aquí vuelve de nuevo en otro giro hacia Carraciria. En la Rinconada, donde la senda ya se pierde, se puede subir por la Plana a las cotas más altas de la Sierra, siendo la Modorra, a la que nosotros denominamos Morrón, la altura mayor del término con 1481 m.


A mitad de este camino se encuentra El Arenal, donde se recogía la arena que se usaba para fregar los "vajillos" de las comidas (sartenes, cacerolas, fuentes, pucheros, platos, etc.), pues en esa época no se utilizaban jabones ni lavavajillas. Como se puede apreciar, era un sistema muy ecológico, ya que no se vertía en las acequias ningún producto contaminante.


Camino del Cañuelo


Es el camino más emblemático si se trata de dar un corto paseo. Los manantiales salen por todas partes y el agua discurre alegre y cantora por minúsculas acequias, que a veces inciden en pequeñas albercas, entre las umbrías de los olmos y los "ciruejos". Es un microclima donde las primeras violas eclosionaban en primavera antes que en cualquier otro lugar y estaba lleno de frutales propios de la zona, como perales, manzanos, ciruelos y cerezos, que en primavera y en verano conferían al lugar un aspecto idílico, más propio de otros climas no tan fríos.


Se inicia en el cementerio viejo de la iglesia, bajando la costera de la Fuente Vieja y continúa hasta el Cañuelo, quedando a la izquierda la cerrada denominada de la Abadía (nombre bastante elocuente que nos indica su procedencia, probablemente de cuando la desamortización) y a la derecha "cerraos", que bajan hasta las Canales y el Campolugar y que por el otro lado llegan hasta las Fuentelices.


Camino de la fuente del Cañizar


En su inicio es el mismo que el camino de la Sierra, pero a la altura de las Fuentelices, se bifurca tomando la dirección de Lagueruela. Cuando llega a la altura de la Muela sale otro ramal que al poco tiempo se convierte en senda y se pierde en dirección a Solayerma. Y un poco más adelante, en el Balejo (lo escribo con "b" en su forma más arcaica, tal como lo he visto escrito en documentos catastrales), vuelve a salir otro camino que se dirige hacia La Pedriza y continúa a Lagueruela. El camino inicial continúa hacia la fuente del Cañizar donde se bifurca nuevamente: uno que de nuevo se dirige hacia la Pedriza y los Botiares y el otro, que diríamos el principal, que ya se va definitivamente hacia Lagueruela.


En este punto nace la acequia de la Cañada pero ya dentro de este término, la cual entrará en el de Ferreruela y siempre paralela a la divisoria de términos, se adentrará en el de Cucalón cuando se cruza con la carretera de Ferreruela, junto a la fuente del Piojo, para desaguar en la Huerva, ya en El Prao.


Otra senda de la fuente del Cañizar


A la salida del pueblo hacia las Canales, parte una senda que una vez superado el pajar de los Lobos y en la misma Cruceta, se bifurca en dos: una que sigue por toda la cima de la Muela, para incidir en el camino casi en la paridera del Balejo y otra que sigue hasta encontrase con la senda del Molino Alto.


Camino del Molino Alto


En realidad es una senda, que iniciándose entre la carretera y la anterior, se dirige en principio hacia el Molino Alto. Aquí se bifurca también en dos: una que se dirige hacia la fuente del Cañizar por el antiguo Batán, siguiendo casi paralela a la acequia y la otra, pasando al otro lado de la acequia, donde recibe un ramal que viene desde la carretera, en las Pasaderas se vuelve a bifurcar en otras dos: la una hacia el Cornejo y la otra hacia el barranco Podrido, ya casi en término de Ferreruela.


5 - Caminos y senderos (3)

Panorámica desde Cañangosta

Panorámica desde Cañangosta

Caminos y senderos (final)


En todo este recorrido probablemente nos habremos dejado alguna senda o ramal, unas por desaparecidas y otras porque solamente inciden en el monte o en otras fincas o huertos. No obstante creemos haber dado una visión general de los caminos que parten desde Cucalón hacia los cuatro puntos cardinales.


Para finalizar, vamos a hacer mención de las partidas o parajes por los que hemos pasado al recorrer cada uno de los caminos mencionados.


. Carretera de Ferreruela: el Molino Bajo, la Cañamaría.

. Camino de los Caños: los Caños, la fuente del Piojo, paridera de los Caños.

. Camino de la loma Benedicta y de la Gramosa: la Gramosa, el Rubial, la Rodriga, loma Benedicta, Huerva Alta,  El Prao. 

.Camino de Daroca: Cabecico de Santa Ana, paridera del Toña, la Noria, El Prao, el Rato, paridera del Rato y las Carreteras.

. Camino de Villahermosa del Campo: Carracampo.

. Camino de El Henar: la Guitona, la Alberca, el Henar, paridera del Henar.

. Camino de Carracarboneros: Carracarboneros.

. Camino de Carralanzuela: Cañalpozuelo.

. Camino de El Cabezo: El Cabezo.

. Carretera de Bádenas: la Balsa, la fuente de los Zapos, las Costeras, Cerros       Curtidos, fuente de la Peñuela.

. Camino de El Río: la Costanilla, los Barranquillos, barranco Pola, el Río, el Campamento (denominación moderna), La Huerta, El Santo (ermita de San Bartolomé), fuente del Santo, el Peñiscoso, Peña del Castillo, el Saucar y la fuente del Saucar.

. Camino de Cañangosta: Calvario, Cañangosta.

. Camino de la Sierra: las Fuentelices, los Camadales, los Borrizuelos, barranco la Pascuala, Solayerma, la Cañada, barranco de la Cañada, barranco Hondo, la Umbría, la Solana, ermita de San Lorenzo, paridera de la Jota, paridera del Monje, paridera de la Cañada, Rinconada, paridera de la Rinconada, corral de la Sierra, cueva del Castellar, Peña del Castellar, fuente de la Zarza (es la misma que la de la Loma?), Cautrés, fuente del Chorrillo, Praopuerto, Carraciria, la Sierra, el Morrón y la Plana.

. Camino del Cañuelo: la Fuente Vieja, el Cañuelo, los Cerraos, los Tobares, el Campolugar, los Palomares.

. Camino de la fuente del Cañizar: la Muela, el Balejo, la fuente del Cañizar, la Pedriza, los Botiares.

. Otra senda de la fuente del Cañizar: las Canales, pajar de los Lobos, la Cruceta.

. Camino del Molino Alto: el Molino Alto y las balsas, el Batán, las Pasaderas, el Cornejo, el Barranco Podrido.


En estos recorridos, también habremos pasado al lado o muy próximos,  de los siguientes lugares de interés:


Fuentes

Alberca (o Henar), Balsa, Barraca, Barranco Pola, Cañizar, Cañuelo, Cayetana, Cerros Curtidos, Chorrillo, Fuentelices, Fuente Nueva, Fuente Vieja, Hermanito, Jordana, Loma (de la), Losa, Peñuela o Peñuelas, Piojo, Santo, Saucar, Tío Juanillas, Tío Señalada, Zapos, Zarza.

A este respecto, durante el verano de 2013, la Asociación Cultural Sierra de Oriche, realizó un  taller consistente en, a través de adivinanzas, enumerar las fuentes recordadas de Cucalón. Consideraron que era una manera sencilla de tener un  listado de todas aquellas que se pueden recordar en este momento, con ayuda de las personas mayores que todavía las conocen. El propósito era, además de recordarlas, dar un primer paso para tenerlas localizadas y con el tiempo georeferenciarlas para siempre, con independencia de ir añadiendo las que puedan faltar.

He aquí la relación de adivinanzas, que se corresponden con las fuentes descritas:

Adivinanzas escritas por Paco y Yolanda Roche


Cucalón, 3 de agosto de 2013

 

Número Nombre Adivinanza
1 El Cañuelo

Poquito tendrás que andar,

para mi frescura disfrutar

si mis aguas quieres llevar,

el riñón tendrás que agachar

 

2 La Losa

Casi a lo más alto de Cucalón subiréis

cerca de águilas y buitres estaréis.

Al lado de una cabaña,

 escondida me hallaréis.

 

3 El Santo

Una vez al año, seguro que me veis,

mi agua todos los días bebéis

a mi lado huertas hay,

y un posible poblado medieval

 

4 Cañizar

Nazco un poco lejos,

y soy famosa por mi entorno natural.

Antiguamente alimentaba el Batán,

y por lo sifones, mis aguas veis pasar

 

5 La Zarza

Cuando me vengas a ver te esforzarás,

de unas maravillosas vistas, disfrutarás.

Mis frutos, en los últimos días de agosto te comerás

 

6 Piojo

Aunque poco conocida,

 de mi nombre no te olvidarás,

Piensa en cabeza y picor, y acertarás.

 

7 La Balsa

A mis sombras, venís a merendar

y en mis aguas, intentáis pescar

 

8

 Saucar

Presumo de tener,

las mejores aguas del lugar,

 entre  Praupuerto  y Cautrés,

 me tienes que buscar

9

Fuentelices

Mis aguas bañan desde los Cerraos hasta los Palomares

con ella cultiváis cebollas, pepinos y tomates

en mis sombras, habéis sido felices

y ayudo a La Balsa con sus peces

 

10

La Cayetana

En el Huerva, donde hubo un puente con dos arcadas, me hallarás

mi nombre empieza por C y acaba con la Santa del lugar

 

11

La Barraca

Si hacia Badenas quieres pasear,

dos caños de agua disfrutarás,

pero recuerda que tendrás que andar

porque soy la más alejada del lugar

 

12

Los Zapos

Camino de Villacampa,

a  la sombra de un chopo reposarás.

aunque me busques no me encontrarás

y si piensas en  sapos, acertarás


13

Henar o La Alberca

Por dos nombre me conocerás

y aunque alejadas,

mis balsas te ayudarán

 

14

Cerros Curtidos

Si de mis aguas queréis beber,

muy alto subiréis.

Buscad, buscad,

que en una trinchera, me hallaréis

 

15

Fuente vieja

A la sombra de la Atalaya estoy,

en la arquica nazco,

en el campo de la Abadía crezco

y por mis años, abuela seguro que soy

 

16

Barranco Pola

En un barranco escondida estoy, y si de mi beber queréis

entre los Barranquillos y el Cabezo de la Chiripa me hallaréis

 

17

Hermanito

Entre la Umbría y la Rinconada,

hay una fuente que mana,

algo de familia es,

pero ni prima ni hermana

 

18

Peñuelas

Ni peñas, ni castañuelas,

búscame en unas cascajeras

 

19

La Jordana

Si me quieres conocer,

a San Lorenzo  llegarás,

pero, sólo al llover, me verás.

“La fuente La Jordana, cuando llueve mana”

 

20

Tío Señalada

De nuevo, a la sierra irás,

entre el Chorrillo y Carraciria buscarás,

si no adivinas dónde está,

recuerda que señalada está.

 

 


Ver el video de las fuentes georeferenciadas en este enlace:

 



Barrancos

Barranquillos, Hondo, Pascuala, Peñiscoso, Podrido, Pola, Royo.


Cabezos, Cerros, Peñas (altitud en metros)

Las cotas más bajas del término.

 

Las partidas del Henar (sobre 1.000), La Guitona (1.011) y El Rato (1.017).

El resto

 

 Cabezo de Santa Ana, Cerro de las Viñas (1.067), El Cabezo (1.074), El Calvario (1.076), la Muela (1.097), Las Costeras (1.100), La Pedriza (1.103), Canteras de Solayerma (1.132), Los Camadales (1.188), Cerro del Peñiscoso (1205), Umbría de la Cañada (1.207), La Rinconada (1.292), Peña del Castellar y su cueva (1.298), Cerros Curtidos (1.301), Peña del Castillo (1.313), Cautrés (1.324), ladera de la loma de La Plana (1350).

 

Altitud máxima:  La Modorra de la Sierra (1481).


Parideras

 

del Toña, del Rato, de la loma Benedicta, de los Caños, del Henar, de la Jota, del Monje, de la Cañada, de la Rinconada, corral de la Sierra.


En todo este detalle tan exhaustivo, he tratado de no olvidarme de nada, pero aún así, estoy seguro de que no lo he conseguido. Lo siento, pero podemos añadirlo en cualquier otro momento.



 

Para continuar

1 - Situación, entorno y generalidades 2 - La vida cotidiana
3 - El trabajo y los oficios 4 - Las comunicaciones
5 - Edificios públicos
civiles
6 - Edificios públicos
religiosos
7 - Tiempo lúdico

Comentarios y sugerencias

peirones@peirones.com

Volver al principio de página
Volver a la página PRINCIPAL